miércoles, 29 de marzo de 2017

¿Tenemos realmente un sexto sentido?

Desde tiempos muy remotos se habla de la existencia de un sexto sentido para predecir el futuro, peligros que acechan, etc.

No es descabellado pensar que seguir el instinto puede ser tan preciso como seguir una decisión muy meditada. Es decir, que puede que sea posible que el sexto sentido no exista como tal, sino simplemente la persona se deja llevar por su intuición. Y como no se es consciente de este proceso, se tiende a pensar que existe algo paranormal detrás del mismo.

Sin embargo, muchos científicos no comparten la teoría del sexto sentido pues dicen que este poder, también conocido como “proceso anómalo de transferencia de información”, no se puede investigar de forma científica, ya que las teorías y las creencias de este tipo se han de basar en la evidencia. De todas formas, la mayoría piensa que alguna vez la persona debería creer en sí misma y confiar alguna vez en sus instintos, sin rechazar de entrada la intuición.

Realmente si tiene algo de extraño el haber sentido una premonición o haber sentido que algo ocurría lejos de ti a alguien cercano.

martes, 21 de marzo de 2017

EL SOL EN LA CARTA ASTRAL


Una de las grandes preguntas que pueden surgir en la búsqueda de la creación de la Carta Astral es qué representa el Sol dentro de la misma.

El Sol representa al sujeto en sí mismo, a su Yo activo, al que participa en su entorno. Según sus aspectos y localización podemos conocer las posibilidades del sujeto en cuanto a su desarrollo personal en relación con lo que le rodea e, incluso, su grado de vitalidad física y moral.

Además, el Sol representa las figuras masculinas importantes en la vida de cada uno, principalmente al padre, y de sus aspectos con otros planetas y puntos de la Carta podemos deducir que tipo de relación va a existir entre ambos.

Como ejemplo, encontramos que si el Sol y la Luna, figura materna, están en conjunción en el momento del nacimiento, podemos decir que uno de los padres estará ausente, y que el otro englobará tanto la figura materna como la paterna, como ocurre en el caso de padres solteros.


EL SOL EN LEO
El domicilio natural del Sol es Leo, siendo regente de éste, y aquí se manifiesta con todo su esplendor. Por ello, encontramos que los Leo son personas muy activas, con gran carisma, decididas, con mucho carácter y seguras de sí mismas.

Pero no siempre se encuentra en este signo. Recorre, durante un año completo, los doce signos del Zodíaco, paseando por cada signo durante 30 días y avanzando cada día un grado.


EL SOL EN PISCIS
Así encontramos que nuestro signo zodiacal depende de la situación del Sol en nuestra Carta cuando nacemos. Por ejemplo, los nacidos entre el 20 de Febrero y el 21 de Marzo, aproximadamente, son Piscis, pues sobre este signo se halla el Sol en ese período.

Una persona con el Sol en Piscis posee una sensibilidad emotiva extrema, la necesidad de proteger a los que le rodean y participar en su sufrimiento, tiene una enorme capacidad para la dedicación y la entrega pasional, y goza de una gran imaginación creativa, lo cual le guiará e influirá en su camino personal por el mundo en el que vive.

miércoles, 15 de febrero de 2017

LA LUNA EN LA CARTA ASTRAL



La Luna en nuestra Carta Astral representa nuestro yo sensible, nuestras emociones, nuestros deseos inconscientes y como esa parte nuestra se relaciona con el mundo que nos rodea.

La Luna ocupa un lugar fundamental en la Carta Astral, os describimos qué funciones ocupa tanto en hombres como mujeres.



Cuando estudiamos la Carta de una mujer, hablamos de su forma de ser femenina, de la sensibilidad de una madre, de los cuidados de una esposa, de la devoción de una amante. En la carta de un hombre, vemos su manera de considerar a la mujer y cómo le ha influido la relación la relación con su madre.



La Luna, junto con el Sol y el Ascendente, es uno de los puntos más importantes de la Carta Astral:



    ❊ El Sol es la energía que nos mueve, la conciencia, la voluntad;

    ❋ El Ascendente nos muestra cómo nos presentamos ante los demás, que idea tienen de nosotros al conocernos;

    ❋ La Luna es lo que nos motiva, lo que sentimos aun sin entender por qué, lo que necesitamos para sentirnos alimentados y reconfortados…



Una Luna con aspectos benéficos consigue que el individuo se sienta bien y que encuentre su lugar en el mundo que le rodea, afirmándose en él. Si la Luna no se halla tan bien aspectada, sentirá que tiene que justificar su existencia con lo que hace y no, simplemente, por ser quien es.



También tiene que ver la Luna con nuestro hogar de la infancia, con nuestra primera familia y, generalmente, cuando se halla sometida por tensiones con otros planetas. Suele producir en el sujeto, ya adulto, un deseo profundo de querer alejarse del pasado y de dicha familia, buscando libertad emocional y un nuevo comienzo. Estas personas suelen huir de compromisos y responsabilidades y tener problemas con cualquier tipo de relación íntima o personal.



En cualquier caso, la acción de la Luna suele ser inconsciente y tiene que ver con las ideas que adquirimos de la vida a edad temprana, con las actitudes que aprendemos de niños sin darnos cuenta y que asimilamos como normales e inmutables, con las creencias que heredamos de nuestros padres.



Para captar su influencia hemos de recurrir a los sentimientos y emociones generadas antes las diversas situaciones de nuestra vida, de las cuales no salemos saber el origen. La posición y aspectos de la Luna nos ayudarán a conocer, pues, la parte más oculta del sujeto, lo que lo mueve a actuar.



Así, por ejemplo, alguien con Luna en Sagitario en el momento de su nacimiento, necesita en su vida emotiva libertad y autonomía, y sentir que tiene vida propia a pesar de tener pareja o familia. Sagitario está regido por Júpiter, y éste es el planeta de la expansión, el optimismo, la apertura al mundo y sus tesoros…



Los individuos con esta posición buscan, más que alguien con quien establecer un vínculo emocional profundo, ese compañero o compañera con quien compartirlo todo, pero siempre manteniendo cada uno su espacio. Pueden agobiarse si son centro de atenciones, pues necesitan libertad de movimiento y, sobre todo, de pensamiento.



La Luna rige el signo de Cáncer y tarda unos 27 días en dar la vuelta al Zodiaco. Su paso por cada casa astral es rápido, y por ello es importante conocer la hora de nacimiento, para así conocer su ubicación exacta en nuestra Carta Natal.