jueves, 18 de enero de 2018

MITOLOGIA: HADES SEÑOR DEL INFRAMUNDO


Hades: Su nombre significaba originalmente “el invisible”. 

Hijo mayor de los titanes Cronos y Rea, Hades era el Señor del Inframundo y de los Muertos, y también del oro y las riquezas, ya que los metales, al encontrarse ocultos bajo tierra, eran también dominio suyo. 

Dominaba todo el Inframundo, un lugar tétrico y sombrío también llamado Érebo a la que iban todos los mortales a morir. 

Hades poseía un casco mágico, el Casco de la Oscuridad, que lo hacía invisible, algo que fue muy útil durante la Titanomaquia ya que gracias a él, Hades consiguió infiltrarse en territorio titán y destruir todas sus armas. 

Hades es raramente representado en el arte griego, dado el temor que producía entre los mortales, pero cuando lo era, lucía como un hombre de mediana edad, barbilampiño o con barba corta y rizada, y a veces llevando su casco de invisibilidad. También se lo representa montado en su imponente carro negro tirado por cuatro caballos alados negros, o acompañado de Cerbero, el perro de cuatro cabezas que guardaba la entrada al Inframundo. 

A pesar de lo temido que era, la verdad es que en la mitología Hades tenía más bien un carácter pasivo y hasta amable, en ocasiones. Sólo se enfurecía y se volvía violento cuando alguien trataba de salir de sus dominios o cuando alguien intentaba robarle un alma del Inframundo. Las únicas personas que consiguieron entrar y salir de allí sin sufrir severas represalias fueron todos héroes.

Los griegos, cuando querían apaciguar al dios, golpeaban el suelo con los pies y las manos, para asegurarse de que el dios podía oírlo desde las profundidades de su reino; ya que a pesar de ser un olímpico, Hades apenas abandonaba sus dominios, los cuales presidía sentado en su trono de ébano dentro de su oscuro palacio hecho de roca negra. 

Se le solían sacrificar animales negros, como las ovejas, cuya sangre fluía o caía siempre en una grieta hecha en el suelo, para que el dios recibiese el sacrificio. 

Hades estaba casado con Perséfone, la diosa de la primavera, hija de Deméter y Zeus, de la que estaba profundamente enamorado y a la que convirtió en reina y señora del Inframundo. La historia de cómo llegó a casarse con ella constituye uno de los mitos más famosos ya entre los griegos de la época, y lo contaremos próximamente. Ni Hades ni Perséfone cometieron adulterio, fueron fieles el uno al otro y juntos tuvieron dos hijas: Macaria, la diosa de las “muertes benditas”, es decir, las que se alcanzaban para acabar con algún sufrimiento, y Melínoe, la diosa de los fantasmas cuyo nombre significa, literalmente, “Pensamiento Oscuro”, y que vagaba por las noches por la Tierra con los fantasmas, tratando de reconducirlos al Inframundo. 

Era invisible para los mortales y se dice que su paso era la razón por la que los perros empezaban a ladrar sin motivo aparente en mitad de la noche. Hades, además, aparece en muchos mitos, sobre todo en aquellos que relatan hazañas de héroes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario